23 de agosto de 2016

FIESTAS DE SAN BARTOLOMÉ EN UMBRETE.


SEPULCRO DE SANTA TERESA DE JESÚS EN ALBA DE TORMES.

Una de las visitas que he podido realizar este verano que ya va alcanzando su ocaso, ha sido la de la villa salmantina de Alba de Tormes, bella localidad en la que se encuentra enterrada Santa Teresa de Jesús, declarada Beata en 1614 y canonizada por el Papa Gregorio XV en 1622. En 1970, además, fue proclamada Doctora de la Iglesia, siendo la primera mujer en recibir esta distinción. 
Pues bien, pude realizar la visita a su tumba y colocar una fotografía de nuestros amados titulares, Nuestra Señora de la Soledad y Nuestro Santísimo Cristo Yacente a los mismos pies de su sepulcro. 



TÚ ERES MI SOLEDAD.


14 de agosto de 2016

EL LIGNUM CRUCIS EN SANTO TORIBIO DE LIÉBANA.


Hace unos días tuve la oportunidad de visitar el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, lugar donde se encuentra el LÍGNUM CRUCIS. Tras asistir a la misa de Peregrinos y Besar la Santa Reliquia me dirigí al Abad Franciscano indicándole que éramos hermanos de la Real Hdad. de la Soledad de Huévar del Aljarafe y nos facilitó con toda la amabilidad del mundo la posibilidad de hacernos una fotografía con tan preciada Reliquia y con la medalla de nuestra querida hermandad. Nos transmitió la bendición para toda nuestra Hermandad y para el pueblo de Huévar. 


 La tradición la relaciona con el origen del monasterio, pero lo más verosímil es que fuese traída al mismo tiempo que los restos de Santo Toribio de Astorga, alrededor del siglo VIII. Según el P. Sandoval, cronista de la orden benedictina, esta reliquia corresponde  al "brazo izquierdo de la Santa Cruz, que la Reina Elena (madre del emperador Constantino, en el siglo IV) dejó en Jerusalén cuando descubrió las cruces de Cristo y los ladrones. Está serrado y puesto en modo de Cruz, quedando entero el agujero sagrado donde clavaron la mano de Cristo".

Se encuentra incrustado en una cruz de plata dorada, con cabos flordelisados, de tradición gótica, realizada en un taller vallisoletano en 1679.

Las medidas del leño santo son de 635 mm. el palo vertical y 393 mm. el travesaño, con un grosor de 38 mm. y es la reliquia más grande conservada de la cruz de Cristo, por delante de la que se custodia en San Pedro del Vaticano.



13 de julio de 2016

1982: FESTIVAL INFANTIL DE LA CANCIÓN. LA ZARZUELA.




A propósito de las más que interesantes fotografías que nuestra hermana y siempre querida Manoli Torres ha estado subiendo a Facebook, he decidido tomar algunas de ellas y volver a rescatar otras fotografías que hace un par de años subí a este Blog Soledad de Huévar comentando aquel famoso festival que hicimos en el año 1982. No quisiera dejar pasar este momento sin destacar el papel fundamental y tan importante que durante aquellos años desempeñó Manoli Torres en nuestra Hermandad de la Soledad, sobre todo porque fue una base importantísima para la consecución de fondos y para la realización de la Restauración de la Capilla de la Soledad tal y como la conocemos actualmente y en cuyas obras tantos hermanos trabajamos. 
Por lo tanto, Manoli, quiero que este Post sea mi reconocimiento y admiración hacia tu persona. Fuiste una gran luchadora y todos en esta Hermandad te debemos mucho. 

Durante el verano de 1982, varios jóvenes de la Hermandad, se encargaron de preparar un Festival Infantil de la Canción dedicado a la Zarzuela, Esmeralda del C. Trashorras, María de las Mercedes Moreno, Miguel Moreno, Enrique Obrero, Juan Antonio Toro, Mª Asunción Martínez y José Trashorras.

Participaron muchos niños y niñas de Huévar tal y como podemos ver en estas dos fotografías en unos momentos de uno de los muchos ensayos que se llevaron a cabo. Quizás puedan identificar el patio de la Antigua Casa Hermandad, hoy Salón de la Resurrección.

Naturalmente, faltan muchos niños en las fotografías pero recuerdo que se hicieron en un momento cualquiera de uno ensayo cualquiera y salieron los que estaban allí en ese momento.

El Festival se representó en el Salón de Segura, La Pacheca,  en la carretera de la Estación y resultó fantástico.
Ahora, lo más llamativo de estas fotografías es que los niños de entonces, adultos ahora, puedan verse y el resto de las personas que vean este Blog, sean capaces de identificarlos




En estas fotografías de Manoli Torres, podemos ver uno de los números más divertidos de aquel espectáculo, "los marineritos". 
Estas fotografías, aunque hoy pudiera parecer curioso, son un verdadero testimonio de un momento y de unos trabajos en los que la fotografía casi no existía, todo lo contrario de lo que ocurre hoy día. Por ello, he optado por subirlas al Blog y etiquetarlas en Fotografías antiguas de la Hermandad de la Soledad para que se encuentre a disposición de todo aquel que lo desee. 
Desconozco si hay más fotografías de este festival. En este sentido, todos debiéramos mirar en nuestros armarios, cajones y aportar lo que pudiera ser un sin sentido, pero que forma parte de la historia viva y real de nuestra Hermandad. Historia y momentos que muchos desconocen y que ahora seguro que viendo estas imágenes se harán una idea de lo mucho que en esta Hermandad se ha trabajado, siempre, para hacerla lo grande que hoy día es. 
Evidentemente, estas fotografías con escaneados de antiguas fotografías analógicas, sin retoque alguno, de ahí que no tengan la nitidez deseada pero para quienes tengan curiosidad, dentro del barco del número de "los marineritos", entre otros veo a Loli, Marta, Amalia, Juan y a una cuarta niña que, creo, es Rocío. No pongo los apellidos por la privacidad que merecen pero espero que con los nombres y con un poco de atención sepan de quienes estoy hablando. No obstante, si he errado, pido disculpas pero tras tantos años, la memoria juega alguna que otra mala pasada.
Por último, quisiera seguir animando a Manoli a que suba más fotografías que pudiera tener porque todos se lo agradeceremos mucho. Yo, personalmente, te doy las gracias y te reitero mi respeto y admiración. 
Permítanme una anécdota curiosa que tuvo lugar casi al final de este Festival. Era el último número, se trataba de la representación de "La Canción Húngara". Teníamos las cortinas cerradas y en el escenario estábamos preparando una pequeña hoguera como parte del decorado. Cuando el público vio al trasluz que había llamas, la gente empezó a levantarse pensando que se trataba de algo más serio y tuvimos que salir, Enrique, yo y otros a pedir tranquilidad porque todo era atrezzo. No pasó nada, evidentemente, pero ahí quedó la anécdota.